La genética no es destino, uno hace el camino